martes, junio 10, 2008

Huelga

Esta semana los transportistas han decidido ejercer su derecho al chantaje social para reclamar un trato especial con respecto al populacho. Opiniones hay para todos los gustos, pero yo quiero romper una lanza en favor de la solución de bajar los impuestos de hidrocarburos a todo el mundo. Los que se hacen llamar progresistas dicen que eso conllevaría una menor recaudación del estado y, por tanto, menos gasto social (sic ¡!).

Y en parte es cierto, por eso esta medida debería estar acompañada de (así, a bote pronto) el fin de las subvenciones a negocios ruinosos, subvenciones por tocarse los huevos (el PER) y, sobre todo, dejar de pagar a una panda de analfabetos, crápulas y demás jarcias de mal vivir conocidas vulgarmente como clase política. Con estas 3 medidas el Estado ingresaría suficiente para poder eliminar la carga tributaria a todos los obreros de este país (que somos legión). Lo contrario, ni es de izquierdas, ni es social (sic ¡!), ni es justo.

Siéntense cómodamente para observar cómo un gobierno que se dice social (sic ¡!) se baja los pantalones ante los transportistas, para cargar fiscalmente contra el resto de la población. Es el progreso. Ya decía O'Brien (creo) que las revoluciones consisten en cambiar la clase dominante para que el pueblo siga bajo el zapato.

Etiquetas:

3 Comentarios:

Blogger 1cualquiera ha dicho...

Lek, veo que ya no está el post anteriro. Espero que los problemas familiares vayan mejorando.
Un abrazo

P.S. otro día hablamos de huelgas

10:55 p. m.  
Blogger Lek ha dicho...

¿No está? Umh... No sé si te refieres al que se me ha olvidado ponerle título (que es éste). Los problemas bien, gracias :)

9:05 a. m.  
Anonymous Troxer ha dicho...

Yo no sé dónde están los antidisturbios y el ejército cuando se les necesita.

Para pegar palos a los de V de Vivienda, los primeros. Para asegurar la libre circulación de personas y mercancías... eso ya no, que no es social.

10:37 a. m.  

Publicar un comentario

<< Principal