miércoles, enero 11, 2006

Terror al avance

Los videojuegos no tienen ninguna influencia sobre los niños. Quiero decir, si el Pac-Man hubiese influenciado a nuestra generación, estaríamos todos corriendo en salas oscuras, masticando píldoras mágicas y escuchando músicas electrónicas repetitivas
Me extraña que nadie se lo haya dicho a esa amargada que tenemos por ministra de sanidad. Será porque nos quiere con el cerebro frito. Fijo. Los videojuegos son malos. Si no, recordad la campaña contra el Carmaggedon, la más actual contra el GTA (o The Sims) y ya tenéis porqué Amnistía Internacional está pidiendo la censura en los videojuegos. Porque son cosa del maligno.

Toda esta panda de viejos chochos debería empezar a pensar en dejarnos en paz. Primero, porque la industria del videojuego está salvando la mierda de industria del cine (la última película realmente original debe ser del siglo pasado). Y segundo, porque lo que realmente es malo para el cerebro son las mujeres. Bueno, ellas no, sólo su voz ;)

De la frase del comienzo, más información en Microsiervos.

1 Comentarios:

Blogger El �em�n� ha dicho...

Me siento como un Pac-Man... :$

Jajajaja, me parto...

6:09 p. m.  

Publicar un comentario

<< Principal